Una de nuestras #Comploter hace repaso de su experiencia en la escuela

19 julio, 2019. Dentro de la escuela

Jueves 4 de julio. Son las siete de la tarde y toca que l_s alumn_s de Redacción Creativa y Dirección de Arte nos reunamos por última vez para ver junt_s los proyectos que estuvimos haciendo durante el último trimestre en la escuela. Está a punto de salir una nueva hornada de #Comploters. Much_s terminan un Curso, otr_s un Posgrado precedido por el Curso de Creatividad Integral y l_s más afortunad_s acaban su Máster tras haber hecho también el módulo de Creatividad Digital y Nuevos Formatos en Enero. Pasamos un_ por un_ a recoger nuestros diplomas, y no preguntes por qué pero algun_s pasaron más sofoco en ese momento que en la presentación de una idea ante el director creativo de una gran agencia.

Ha llegado ese momento que supone un punto de inflexión, donde todo lo veremos desde otro punto de vista, y ya no hay marcha atrás. Pensamos de otra manera. Estos meses han sido un life changing game para la mayoría de nosotr_s. Hay cosas que ya nos vendrán de serie a partir de ahora, como poner la “_” en vez de “x” cuando hablamos de géneros no-binarios. Ahí la gente que lo identifique dirá: “est_ ha estado en Complot, fijo”. Una rúbrica de identidad #Comploter sin lugar a dudas, así como los gatos de la fortuna que se reparten en la escuela para galardonar a los mejores portfolios de cada trimestre con gatos de color dorado, plateado y negro (de primer a tercer premio). Esta vez Júlia, la Directora de Arte de la escuela, los tuneó con una capa mate muy killer. Esta mujer sí que sabe. ¿L_s ganador_s? En Dirección de Arte Anto, Estíbaliz y Gerson. En Redacción Creativa se llevaron los gatitos Laia, Adri y Judit. Muchas felicidades chic_s, espero que la fortuna os siga acompañando.

En mi caso han sido seis meses in-ten-si-tos. Seis meses de conocer a personas que están tan chaladas como tú. Por fin. Es sin duda lo mejor que nos hemos llevado, las impagables amistades surgidas de Complot Barcelona. La sensación de estar luchando hasta encontrar una buena idea parece frustrante pero qué va, es levitatoria, es tripear con la mente de l_s compañer_s. Es percibir la profundidad de alguien casi sin conocerl_. Y eso es lo que ha estado pasando desde que comenzó todo esto. Seis meses definiendo tonos, defendiendo ideas, insistiendo y descartando hasta ver la luz, cazando referencias en nuestro propio imaginario de toda una vida.

Seis meses aclarando que no, no es en Soho House donde estoy cuando cuelgo stories desde el balcón de la sala de ping pong. Al fin y al cabo ambos sitios se basan en la unión de un clan y un sentimiento de pertenencia. En Complot el sentimiento de pertenencia es de un clima auténtico. Es curioso porque en Soho House representa que tienes que dedicarte a algo creativo para entrar, y no es por quitarle mérito al member club más grande del mundo, pero es en realidad a pocos metros donde se encuentra el verdadero espacio de l_s Creativ_s: Complot Escuela de Creatividad Barcelona.

Vaya fiesta la de final de los Programas…No la cambio por nada. Lo único que fue un poco fail es que faltó el mítico pisco de Mario, pero bueno Joan ya nos mató con su Jagger. Muchos de l_s profesor_s nos sorprendieron con su presencia y también aparecieron algun_s alumn_s del Curso de Marketing Digital, con l_s que ya había una unión en Cursos pasados, tenían que estar allí. Lástima que Pol Rodellar no se llevó consigo su kebab gigante, lo quiso para él solito el tío.

La mayoría terminamos bastante liaos, que de eso se trataba en un día tan incuestionablemente representativo. Pizza, birras, ya hemos dicho que pisco no, y lo más importante en un festín de este calibre: tod_s hablando con tod_s, soltando alguna que otra tontería pero da igual, bailando  y barajando dónde sigue la celebración. Bailé incluso reggaetón, ese día no había ni distinción de género musical. Si es que el alcohol es el mejor lubricante social, junto con la mentira piadosa.  Ay ay las juergas… más de una buena idea para proyecto se nos ha ocurrido estando de fiesta. Eso, quieras que no, une. Solo empezar las clases ya nos íbamos a hacer birras al bar de abajo, y algunas veces terminábamos saliendo o en casa de Mario, con su pisco y tal. Digamos que hubo un feeling inmediato entre tod_s desde el primer inicio. Lo más amargo va a ser despedirnos de los que han venido a Barcelona por estos meses, pero ahora tendremos amig_s de por vida cruzado el charco.

Tod_s decimos que aquí no ha terminado nada, que es ahora cuando todo comienza. Sí que es cierto que gracias a Complot estrenamos un nuevo ciclo profesional lleno de metas por cumplir, pero eso lo decimos porque no nos gustan las despedidas. Porque sí que ha concluido una etapa muy significativa de la que estamos muy orgullosos y de la que nos hemos despedido por todo lo alto.

Y ahora, nos podemos ir todos a tomar portfolio. 

Nuria Botella
#Comploter del Postgrado de Creatividad Integral + Redacción Creativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Programas relacionados

Ver todas las noticias relacionadas